miércoles, 8 de septiembre de 2021

Estrategia de la Comunidad Andina frente al COVID19 fue presentada por el Secretario General de la CAN a Embajadores en países andinos

 

El Secretario General de la Comunidad Andina, Jorge Hernando Pedraza sostuvo diversas reuniones con los Embajadores de los países de la CAN en Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú, con quienes dialogó sobre la estrategia del organismo frente al COVID19, así como de las acciones a implementar en la etapa post coronavirus.

 

En las reuniones que fueron impulsadas por el Secretario, Jorge Hernando Pedraza compartió con los Embajadores, las medidas adoptadas desde el inicio de la emergencia: Decisiones para facilitar el comercio intracomunitario, promoviendo la digitalización de procedimientos, protocolo para evitar el riesgo de contagio en las zonas rurales de la región, programa de capacitación virtual para las mipymes, coordinación entre los países para el fomento de Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo, a fin de contribuir a evitar la expansión del coronavirus, entre otras.

 

Igualmente, fueron expuestas las acciones que se ejecutarán post coronavirus para contribuir con la recuperación económica de los países: reactivación y diversificación de mercados para las exportaciones a través del e-commerce y ruedas de negocio virtuales, construcción de cadenas regionales de valor, fomento de la investigación y el desarrollo tecnológico, digitalización y automatización de procesos productivos, activación de transporte transfronterizo y reglamentación del teletrabajo para proteger al empleado y evitar abusos de parte de empleadores.

 

“La Comunidad Andina está fortalecida para que en el proceso post-coronavirus, seamos un instrumento de integración mucho más fuerte, que permita superar la crisis y retomar la senda del crecimiento", afirmó el Secretario General, Jorge Hernando Pedraza.

 

Jorge Hernando Pedraza señaló que la Secretaría General promoverá acciones conjuntas que permitan la rápida recuperación productiva, impulsando la reactivación, diversificación y recuperación de mercados para las exportaciones, a través del e-commerce y ruedas de negocio virtuales, además de la construcción de cadenas regionales de valor.

 

El Secretario dijo que el organismo internacional trabajará agilizando la digitalización y automatización de los procesos de comercio, brindando la máxima asistencia y apoyo a las mipymes, que actualmente representan más del 90% de las empresas en la CAN y generan el 60% del empleo e impulsando las capacidades productivas en sectores estratégicos, fomentando la investigación y el desarrollo tecnológico regional.

¿Qué deben conocer las autoridades, las empresas y los usuarios de inocuidad de los alimentos sobre el COVID-19?

 

La pandemia de COVID-19 causada por el virus SARS-CoV2 ha puesto al mundo frente una amenaza sin precedentes. Muchos países están siguiendo el consejo de la OrganizaciónMundial de la Salud (OMS) de aplicar medidas de distanciamiento físico como una de las formas de reducir la transmisión de esta enfermedad. Como consecuencia de ello, se han cerrado muchas empresas, escuelas e instituciones educativas, y se han restringido viajes y reuniones. Para algunas personas, el teletrabajo, las conversaciones y reuniones en línea se han convertido en parte de la vida cotidiana. Sin embargo, el personal de las empresas alimentarias no puede trabajar desde su domicilio y se les pide que sigan desplazándose a sus lugares habituales de trabajo.

 

Para superar esta pandemia, es fundamental que protejamos la salud y la seguridad de todas las personas que trabajan en la producción alimentaria y en las cadenas de suministro de alimentos. Todas las partes que participan en esta cadena deben contribuir a que los productos alimentarios avancen a lo largo de esa cadena, pues esta es una función esencial que se debe mantener y es también necesaria para que los consumidores continúen confiando en la salubridad y la disponibilidad de los alimentos.

 

Las empresas alimentarias deben aplicar sistemas de gestión de la inocuidad de los alimentos que sigan los principios del análisis de peligros en puntos críticos de control con el fin de gestionar los riesgos que puedan afectar a la inocuidad de los alimentos y de evitar que se contaminen. Estos sistemas de gestión de los alimentos se basan en programas de requisitos

previos que abarcan las prácticas de higiene correctas; la limpieza y el saneamiento; la delimitación de las zonas de elaboración de alimentos; el control de los proveedores; el almacenamiento, la distribución y el transporte, la higiene personal y la aptitud para el trabajo; es decir, el conjunto de condiciones y actividades básicas necesarias para mantener la higiene en los lugares donde se elaboran productos alimenticios.

 

Los Principios Generales de Higiene de los Alimentos establecidos por el Codex Alimentarius son una base sólida que fundamenta la aplicación de controles básicos de la higiene en cada etapa de la cadena de elaboración, producción y comercialización de los alimentos, con el fin de evitar que se contaminen.

 

En las empresas alimentarias que dispongan de un sistema de gestión de la inocuidad de los alimentos y/o un equipo de análisis de peligros en puntos críticos de control, los miembros de estos grupos deben participar en todos los debates para garantizar que las nuevas intervenciones se consideren desde la perspectiva de la inocuidad de los alimentos. En cuanto a las empresas que no cuentan con ese sistema y ese equipo, deberán designar a una persona para que evalúe si las medidas adicionales que se puedan adoptar ponen en riesgo la inocuidad de los alimentos. Esta persona debe estar en contacto con los organismos de reglamentación pertinentes y seguir sus recomendaciones. Las empresas alimentarias deben aplicar urgentemente las medidas necesarias para impedir que los trabajadores del sector contraigan el COVID-19, evitar la exposición y la transmisión del virus causante, así como, reforzar las prácticas de higiene y saneamiento de los alimentos.

 

lunes, 6 de septiembre de 2021

La protección de la seguridad alimentaria y la facilitación del comercio de alimentos durante el COVID 19

La pandemia de COVID-19 continúa amenazando la seguridad alimentaria debido a su repercusión en las cadenas de suministro de alimentos a escala mundial. Aunque la pandemia no genera nuevos problemas, puede agravar los existentes al producir cambios en el suministro de alimentos. La importancia del comercio mundial de alimentos y su contribución a la seguridad alimentaria obliga a todos los países a establecer sistemas para proteger adecuadamente la salud humana, la sanidad animal y vegetal, al tiempo que facilitan el comercio.


Dicha tarea reviste particular importancia en el actual contexto de autoaislamiento y cuarentena, en el que la importancia de contar con cadenas de suministro inocuas y eficientes es cada vez más evidente y necesario. Los gobiernos deben colaborar para mantener la agricultura y el comercio alimentario  abierto y en buen funcionamiento. La Comisión del Codex Alimentarius dispone de una serie de documentos de orientación que pueden contribuir a lograr este objetivo.

 

Los textos del Codex, de alcance internacional, centrados en los riesgos y basados en el conocimiento científico, constituyen el patrón de referencia para la inocuidad de los alimentos en el comercio mundial. Proporcionan un marco para la inocuidad de los alimentos en un entorno comercial regulado, transparente, reduciendo los riesgos para quienes operan en el cada vez más complejo sistema de comercio internacional, al tiempo que garantizan la protección de la salud de los consumidores. Los alimentos no solo deben continuar cumpliendo con las normas de inocuidad alimentaria, sino que, además, deben seguirse medidas para reducir el posible contagio del virus que causa la pandemia. Los principios y directrices elaborados por el Comité del Codex sobre Sistemas de Inspección y Certificación de Importaciones y Exportaciones de Alimentos (CCFICS) pueden ofrecer orientación para contribuir a mantener la apertura del comercio de alimentos en el contexto de la producción y la distribución de alimentos durante la pandemia. Algunas de las directrices pertinentes son las siguientes:

·      Directrices sobre sistemas de control de las importaciones de alimentos (CXG 47-2003)

·      Directrices para la formulación, aplicación, evaluación y acreditación de sistemas de inspección y certificación de importaciones y exportaciones de alimentos (CXG 26-1997)

·      Principios para la inspección y certificación de importaciones y exportaciones de alimentos (CXG 20-1995).

 

 

 

 

 

 

viernes, 28 de febrero de 2020

Mejora regulatoria Ecuador


Antecedentes


Mediante Acuerdo Ministerial 18 152 del 09 de octubre de 2018, el Ministerio de Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca, dispone a la Subsecretaría del Sistema de la Calidad, en coordinación con el Servicio Ecuatoriano de Normalización – INEN y el Servicio de Acreditación Ecuatoriano – SAE, realizar un análisis y mejorar los reglamentos técnicos ecuatorianos RTE INEN; así como, los Proyectos de Reglamentos que se encuentran en etapa de notificación, a fin de determinar si cumplen con los legítimos objetivos planteados al momento de su emisión. 

¿Qué es la Mejora Regulatoria?

La mejora regulatoria es una política que consiste en la generación de normativas claras, trámites y servicios simplificados. El propósito de esta mejora regulatoria y simplificación administrativa radica en: 
  • Mejorar la relación entre los grupos de interés y el sector público
  • Garantizar la seguridad jurídica y la mejora del entorno regulatorio, confianza en la institucionalidad pública y privada
  • Atraer los negocios e inversiones, promover la innovación e impulsar el desarrollo de la economía popular y solidaria
  • Establecer acciones que mejoren las actividades económicas, mediante la simplificación de trámites y la eficiencia regulatoria
  • Reducir la carga regulatoria y sus costos, mediante análisis de impacto, utilización de medios tecnológicos y la participación de actores
  • Fomentar la mejora regulatoria y simplificación de trámites
  • Propender al ahorro fiscal y burocrático; agilizar los servicios públicos mediante plataformas tecnológicas

¿Qué aspectos son considerados?

La mejora regulatoria conlleva a la revisión de los reglamentos técnicos los que deben estar orientados a salvaguardar los objetivos legítimos que se describen en el Acuerdo de Obstáculos Técnicos al Comercio (Acuerdo OTC) de la Organización Mundial del Comercio – OMC. El Ecuador al ser miembro activo de la OMC, se acoge a los acuerdos emitidos y firmados entre los países miembros.
Los objetivos legítimos son:
  • Protección de la seguridad o la salud de las personas,
  • Protección de la salud, la vida de los animales y los vegetales,
  • Protección del medio ambiente
  • Prevención de prácticas que induzcan a error.
  • Seguridad nacional

A la fecha el Ecuador cuenta con 162 Reglamentos Técnicos Ecuatorianos vigentes,  de  los cuáles 110 de ellos son controladas por el Sistema Ecuapass a través de la Ventanilla única Ecuatoriana (VUE-INEN), es decir, aquellos productos que están inmersos en un reglamento técnico necesitan demostrar su cumplimiento, para así obtener el Certificado de Reconocimiento INEN, documento necesario en el proceso de nacionalización  de las mercancías para su posterior comercialización.

En base a lo expuesto,  el INEN dando cumplimiento al Acuerdo Ministerial 18 152 de Mejora Regulatoria, a través de la Dirección Técnica de Reglamentación ha efectuado la revisión de los 167 reglamentos técnicos ecuatorianos vigentes y de 9 proyectos de reglamentos técnicos, con el objetivo de establecer reglamentos técnicos claros y aplicables, y brindar al consumidor productos de calidad y que cumplan con los requisitos mínimos para salvaguardar los objetivos legítimos establecidos por la Organización Mundial de Comercio.

¿Qué actores participaron en la revisión de los RTE?

Con la finalidad de brindar transparencia en el proceso de mejora regulatoria se realiza reuniones de socialización y trabajo con todas las partes interesadas como son: Cámaras de Comercio, Asociación de comerciantes, industrias, importadores y fabricantes, así como Ministerios, Agencias de control, entre otros actores nacionales e internacionales.

viernes, 18 de octubre de 2019

Beneficios de la reglamentación técnica



La elevación de los niveles de vida en todo el mundo ha impulsado la demanda de productos seguros y de alta calidad por parte de los consumidores. Lo que ha inducido a muchos gobiernos a adoptar reglamentos Técnicos. Los crecientes problemas de contaminación del agua, la atmósfera y el suelo han llevado a las sociedades modernas a buscar productos no nocivos para el medio ambiente.

La reglamentación técnica es una herramienta adoptada con el objeto de proteger la seguridad o la salud de las personas y la vida de los animales o de los vegetales además sirven para prevenir prácticas que puedan inducir a error o engaño al consumidor y, que esto no se convierta en un obstáculo técnico innecesario al comercio.

Un reglamento técnico sirve para que los consumidores o usuarios puedan disponer de productos sanos, no contaminados, seguros para el uso y procurando que no contaminen el ambiente; que la información indicada en la etiqueta del producto sea verdadera y no confundan al consumidor o usuario.

La diferencia entre una norma y un reglamento técnico reside en la observancia. Mientras que la conformidad con las normas es voluntaria, los reglamentos técnicos son de carácter obligatorio.

Otros objetivos de los reglamentos son la calidad, la armonización técnica o, simplemente, la facilitación del comercio. Los reglamentos relativos a la calidad, por ejemplo, los que exigen que las frutas, legumbres y hortalizas alcancen un determinado tamaño para poder ser objeto de comercio en algunos países desarrollados.

La mayor parte de esos reglamentos prevén la protección de los consumidores mediante su información, en forma principalmente de etiquetado. Otros reglamentos incluyen prescripciones en materia de clasificación y definición, embalaje y medidas (tamaño, peso, etc.) para impedir prácticas que induzcan a error.

Fuente: Información extraída de un documento de la Organización Mundial de Comercio.








martes, 20 de agosto de 2019

Ventanilla Única Ecuatoriana – VUE


La Ventanilla Única Ecuatoriana (VUE) para el Comercio Exterior, es el sistema mediante el cual a través del portal de Ecuapass se realizan los diferentes trámites que requieren los operadores económicos para la exportación o importación de productos específicos controlados por VUE.

La VUE en Ecuador inicia sus operaciones en noviembre de 2012. Fue desarrollado por KCingle-Cupia como parte de un convenio con la Aduana de Corea del Sur.

En el país, existen 20 instituciones de control sujetas a implementación de la Ventanilla Única Ecuatoriana (VUE), facilitando  la autorización de certificados para la importación y exportación de bienes, entre ellas están:


  • Servicio Nacional de Aduana del Ecuador (SENAE);

  • Servicio Ecuatoriano de Normalización (INEN)

  • Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP) con sus entidades adscritas como la Agencia Ecuatoriana de Aseguramiento de la Calidad del Agro (Agro calidad) y el Instituto Nacional de Pesca (INP);

  • Ministerio de Salud Pública e Instituto Nacional de Higiene y Medicina Tropical "Leopoldo Izquieta Pérez" (INH);

  • Ministerio de Coordinación de la Producción, Empleo y Competitividad (MCPEC);

  • Ministerio de la Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca (MPCEIP) y el Servicio de Acreditación Ecuatoriano (SAE)

  • Banco Central del Ecuador (BCE);

  • Ministerio de Gobierno, la Dirección Nacional de Antinarcóticos, y la Dirección Nacional de Migración de la Policía Nacional.

Entre las otras entidades de control que integrarán la Ventanilla Única Ecuatoriana está el Consejo Nacional de Sustancias, Estupefacientes y Psicotrópicas, la Comisión Ecuatoriana de Energía Atómica, el Ministerio de Turismo, así también las entidades de la Administración Pública Central e Institucional que tenga relación con el comercio exterior.
El volumen de transacciones mediante la VUE se ha triplicado en los últimos tres años con un aproximado de 1.2 millones de trámites, los documentos emitidos mediante este sistema se pueden verificar en línea tanto por el usuario, como por la autoridad sanitaria en el país de destino, garantizando su autenticidad.

Para utilizar este sistema los usuarios requieren:

  • Estar registrados al sistema y tener la firma electrónica.

  • Llenar el formulario electrónico y adjuntar los documentos requeridos para registrar la solicitud en el sistema.

  • Pagar la tasa correspondiente al trámite.

Beneficios

  • Uso de firma electrónica – cero papeles.

  • Integración de todas las operaciones de comercio exterior.

  • Alta seguridad en transacciones.

  • Consulta del estado de trámites.

  • Mayor funcionalidad.

  • Reducir significativamente el tiempo y los costos de transacción en la realización de actividades de comercio exterior.

  • Facilitar la tramitación de autorizaciones y certificaciones en un sólo punto de acceso vía internet.

  • Reducción de probabilidad de información diferente entre registros.


Actualmente en el Servicio Ecuatoriano de Normalización (INEN), se tramitan alrededor de 200 solicitudes al día para la obtención del certificado de reconocimiento INEN, documento requerido para desaduanizar aquellos productos importados sujetos a demostrar el cumplimiento  los Reglamentos Técnicos Ecuatorianos RTE INEN,.

La automatización e integración y trabajo en equipo con SENAE ha permitido al INEN reducir los tiempos de atención y el número de subsanaciones.

En la gráfica 1, se puede ver como se han ido reduciendo los tiempos,

Gráfica 1. Tiempos  promedios de atención 2018 y 2019.



En la gráfica 2, observamos el porcentaje de solicitudes subsanadas dentro del proceso de emisión del Certificado de Reconocimiento INEN es del 16% para el año 2018, mientras que para el 2019 es del 13%, se espera que para el 2020 este porcentaje sea inferior al 10%.
Gráfica 2. Porcentaje de Solicitudes sin subsanación año 2018 y 2019




El porcentaje de solicitudes subsanadas dentro del proceso de emisión del Certificado de Reconocimiento INEN es del 13%