martes, 20 de agosto de 2019

Ventanilla Única Ecuatoriana – VUE


La Ventanilla Única Ecuatoriana (VUE) para el Comercio Exterior, es el sistema mediante el cual a través del portal de Ecuapass se realizan los diferentes trámites que requieren los operadores económicos para la exportación o importación de productos específicos controlados por VUE.

La VUE en Ecuador inicia sus operaciones en noviembre de 2012. Fue desarrollado por KCingle-Cupia como parte de un convenio con la Aduana de Corea del Sur.

En el país, existen 20 instituciones de control sujetas a implementación de la Ventanilla Única Ecuatoriana (VUE), facilitando  la autorización de certificados para la importación y exportación de bienes, entre ellas están:


  • Servicio Nacional de Aduana del Ecuador (SENAE);

  • Servicio Ecuatoriano de Normalización (INEN)

  • Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca (MAGAP) con sus entidades adscritas como la Agencia Ecuatoriana de Aseguramiento de la Calidad del Agro (Agro calidad) y el Instituto Nacional de Pesca (INP);

  • Ministerio de Salud Pública e Instituto Nacional de Higiene y Medicina Tropical "Leopoldo Izquieta Pérez" (INH);

  • Ministerio de Coordinación de la Producción, Empleo y Competitividad (MCPEC);

  • Ministerio de la Producción, Comercio Exterior, Inversiones y Pesca (MPCEIP) y el Servicio de Acreditación Ecuatoriano (SAE)

  • Banco Central del Ecuador (BCE);

  • Ministerio de Gobierno, la Dirección Nacional de Antinarcóticos, y la Dirección Nacional de Migración de la Policía Nacional.

Entre las otras entidades de control que integrarán la Ventanilla Única Ecuatoriana está el Consejo Nacional de Sustancias, Estupefacientes y Psicotrópicas, la Comisión Ecuatoriana de Energía Atómica, el Ministerio de Turismo, así también las entidades de la Administración Pública Central e Institucional que tenga relación con el comercio exterior.
El volumen de transacciones mediante la VUE se ha triplicado en los últimos tres años con un aproximado de 1.2 millones de trámites, los documentos emitidos mediante este sistema se pueden verificar en línea tanto por el usuario, como por la autoridad sanitaria en el país de destino, garantizando su autenticidad.

Para utilizar este sistema los usuarios requieren:

  • Estar registrados al sistema y tener la firma electrónica.

  • Llenar el formulario electrónico y adjuntar los documentos requeridos para registrar la solicitud en el sistema.

  • Pagar la tasa correspondiente al trámite.

Beneficios

  • Uso de firma electrónica – cero papeles.

  • Integración de todas las operaciones de comercio exterior.

  • Alta seguridad en transacciones.

  • Consulta del estado de trámites.

  • Mayor funcionalidad.

  • Reducir significativamente el tiempo y los costos de transacción en la realización de actividades de comercio exterior.

  • Facilitar la tramitación de autorizaciones y certificaciones en un sólo punto de acceso vía internet.

  • Reducción de probabilidad de información diferente entre registros.


Actualmente en el Servicio Ecuatoriano de Normalización (INEN), se tramitan alrededor de 200 solicitudes al día para la obtención del certificado de reconocimiento INEN, documento requerido para desaduanizar aquellos productos importados sujetos a demostrar el cumplimiento  los Reglamentos Técnicos Ecuatorianos RTE INEN,.

La automatización e integración y trabajo en equipo con SENAE ha permitido al INEN reducir los tiempos de atención y el número de subsanaciones.

En la gráfica 1, se puede ver como se han ido reduciendo los tiempos,

Gráfica 1. Tiempos  promedios de atención 2018 y 2019.



En la gráfica 2, observamos el porcentaje de solicitudes subsanadas dentro del proceso de emisión del Certificado de Reconocimiento INEN es del 16% para el año 2018, mientras que para el 2019 es del 13%, se espera que para el 2020 este porcentaje sea inferior al 10%.
Gráfica 2. Porcentaje de Solicitudes sin subsanación año 2018 y 2019




El porcentaje de solicitudes subsanadas dentro del proceso de emisión del Certificado de Reconocimiento INEN es del 13%


 


Acuerdos comerciales bilaterales y multilaterales


Los acuerdos comerciales consisten en convenios entre estados, los cuales buscan armonizar los intereses particulares en materia de comercio, incrementando los intercambios entre las partes firmantes. Estos acuerdos entre países, tanto bilaterales como multilaterales, constituyen una de las herramientas vitales en la diplomacia internacional, el comercio y la resolución de conflictos. Ambos permiten que los estados se unan y superen desafíos a través de principios jurídicos.

Un acuerdo bilateral existe cuando dos naciones soberanas alcanzan consensos en relación con sus intereses comerciales.  Este tipo de acuerdos quedan plasmados en un documento vinculante; por lo tanto, ambas naciones están obligadas a su cumplimiento. Tomando en cuenta que actualmente nos desarrollamos en un contexto mundial globalizado, los acuerdos bilaterales facilitan el intercambio de bienes, productos o servicios y, como resultado, generan una relación comercial más fluida.

A diferencia de los acuerdos bilaterales, los acuerdos multilaterales son convenios internacionales en los que participan tres o más estados miembros. Normalmente, estos acuerdos están abiertos a todos los países que cumplen los requisitos exigidos. En términos breves, un acuerdo comercial multilateral se define como un convenio vinculante entre tres o más partes con relación a términos comerciales específicos de interés para dichos países.

Desde 1969 con el Acuerdo de Cartagena CAN hasta la actualidad, el Ecuador cuenta con varios acuerdos comerciales vigentes tanto bilaterales como multilaterales: 


  • Acuerdo de Cartagena CAN (1969).

  • Acuerdo de Alcance Parcial de Renegociación con México (1987).

  • Acuerdo de Alcance Parcial de Complementación Económica con Cuba (2001).

  • Acuerdo de Alcance Parcial de Complementación Económica CAN-MERCOSUR (2005).

  • Acuerdo de Alcance Parcial de Complementación Económica con Chile (2010).

  • Acuerdo de Alcance Parcial de Complementación Económica Ecuador con Guatemala (2013).

  • Acuerdo Comercial Ecuador – Unión Europea (2016).

  • Acuerdo de Alcance Parcial de Complementación Económica Ecuador con El Salvador (2017).

  • Acuerdo de Alcance Parcial con Nicaragua (2017).
Acuerdo de Asociación Económico Inclusivo entre la República del Ecuador y los Estados AELC (2018).

Además, nuestro país forma parte de Acuerdos Marco (ALADI y OMC), Acuerdos de Cooperación de Origen y con la Alianza del Pacífico. Sin embargo, dentro de la Ventanilla Única Ecuatoriana del Servicio Ecuatoriano de Normalización INEN, los Acuerdos con la CAN y la Unión Europea son los únicos que cuentan con un acuerdo ministerial para su aplicación dentro de los procesos de importación en el país.

lunes, 29 de julio de 2019

Objetivos legítimos de un país


Los objetivos legítimos de un país son, entre otros: los imperativos de la seguridad nacional; la prevención de prácticas que puedan inducir a error; la protección de la salud o seguridad humanas, de la vida o la salud animal o vegetal, o del medio ambiente. Los países evalúan esos riesgos y establecen regulaciones técnicas para alcanzar dichos objetivos legítimos, asegurándose de no crear obstáculos innecesarios al comercio y tomando en consideración la información disponible científica y técnica, la tecnología de elaboración conexa o los usos finales a que se destinen los productos.

La mayoría de los reglamentos técnicos y normas se adoptan con el objeto de proteger la seguridad o la salud de las personas, los mismos exigen requisitos orientados a minimizar o eliminar los riesgos que puedan afectar a la seguridad o perjudicar la salud de los usuarios; por ejemplo, aquellos que solicitan que los automóviles lleven cinturones de seguridad con ciertas especificaciones para reducir las lesiones en caso de accidentes de carretera o que los enchufes se fabriquen de manera que protejan de variaciones eléctricas.

Las regulaciones enfocadas en la protección de la salud y la vida de los animales o de los vegetales tienen por objeto evitar la extinción de especies animales o vegetales amenazadas por la contaminación del agua, la atmósfera y el suelo, por ejemplo, aplicando medidas que permitan el diagnóstico y vigilancia epidemiológica de plagas y enfermedades en vegetales y animales.

De igual manera, los crecientes niveles de contaminación de la atmósfera, el agua y el suelo, ha inducido a adoptar reglamentos encaminados a la protección del medio ambiente, entre ellos figuran, por ejemplo, los relativos al reciclado del papel y los productos plásticos, o aquellos que permitan reducir los niveles de emisión de gases.

Los reglamentos técnicos o normas que tienen por objetivo la prevención de prácticas que puedan inducir a error prevén la protección de los consumidores mediante su información, en forma principalmente de prescripciones en materia de etiquetado, incluyendo prescripciones referidas al uso,  conservación, clasificación, tamaño o peso de un determinado producto.

Sin embargo, es obligación de cada país realizar un análisis integral que le permita alcanzar los objetivos legítimos sin crear obstáculos innecesarios al comercio.

Evitar obstáculos innecesarios al comercio significa que, al elaborar un reglamento técnico para lograr un determinado objetivo, no deberá provocar más efectos restrictivos del comercio que los precisos para alcanzar ese objetivo legítimo. Según el Acuerdo OTC, definir los reglamentos sobre productos, en los casos en que sea procedente, en función de las propiedades de uso y empleo de los productos en lugar de su diseño o de sus características descriptivas contribuirá también a evitar obstáculos innecesarios al comercio internacional. Por ejemplo, un reglamento técnico sobre puertas resistentes a la acción del fuego prescribirá que la puerta supere todas las pruebas necesarias de resistencia a la acción del fuego, pudiendo, pues, especificar que, “la puerta debe resistir la acción del fuego a lo largo de 30 minutos”; no especificará cómo debe fabricarse el producto, o sea, “la puerta debe ser de acero, de una pulgada de espesor”. Evitar obstáculos al comercio significa también que los países no mantengan reglamentos técnicos si las circunstancias que dieron lugar a su adopción ya no existen o han variado o si puede lograrse el objetivo  perseguido mediante otra medida menos restrictiva del comercio.